viernes, 24 de febrero de 2017

In memoriam, Harold Ramis

Hoy se cumplen tres años que falleció el actor, escritor y director Harold Ramis, nuestro amado Dr. Egon Spengler.


Nacido en Chicago, Illinois en 1944, Harold Allen Ramis, empezó su carrera escribiendo parodias de obras de teatro en la universidad, además de ser un escritor freelance para el Chicago Daily News. Fue también editor de chistes en la revista Playboy. En su curriculim además podemos ver que trabajó en SCTV (un SNL canadiense), donde conocería a actores como John Belushi y Bill Murray, además de ser parte del programa de radio National Lampoon Radio Hour.

Su primer trabajo como guionista en la pantalla grande fue en National Lampoon´s Animal House, de John Landis. Seguiría escribiendo guiones para películas como Meatballs, Caddyshack (también su debut como director) y Stripes (donde actuaría también).

 Con Bill Murray en la película Stripes (1981).

En 1983 llega a sus manos, gracias a Ivan Reitman, un libreto para Ghostbusters, escrito por Dan Aykroyd, con el fin de que trabajara en él y lo reescribiera. Ahí se enamoraría del personaje Egon Spengler y decidiría personificarlo él mismo. Éste sería su papel más memorable en su carrera como actor.

En 1989 reinterpretaría al Dr. Spengler en la secuela de Ghostbusters. Para 1993 trabajó en la que él llamaba su obra maestra, Groundhog day, como guionista y director, estelarizando Bill Murray (película que acabaría con su amistad por diferencias dentro del set).

 Otra vez con Bill Murray, en Groundhog Day (1993).

En 2007 regresaría a la franquicia de Ghostbusters para escribir, prestar su imágen y dar voz al personaje de Egon Spengler en el videojuego Ghostbusters: The Video game, juego en el cual participarian los otros tres miembros originales: Bill Murray, Dan Aykroyd y Ernie Hudson (además de Annie Potts como Janine).


En 2010 Ramis sufriría de una rara enfermedad llamada vasculitis inflamatoria autoinmune, cuyas complicaciones acabarían con su vida el 24 de Febrero de 2014.

Descanse en paz, Dr. Egon Spengler.

No hay comentarios:

Publicar un comentario